HELENA ROJO

La historia detrás de los misteriosos amores de Helena Rojo

Su talento innato para las artes escénicas la llevó a interpretar roles memorables, pero detrás de las cámaras, su vida amorosa también fue parte de su historia

La vida amorosa de Helena Rojo fue un viaje lleno de emociones, desde la juventud hasta los últimos capítulos de su vida
La vida amorosa de Helena Rojo fue un viaje lleno de emociones, desde la juventud hasta los últimos capítulos de su vidaCréditos: Cuartoscuro
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Helena Rojo, la talentosa actriz mexicana que dejó una huella imborrable en el mundo del espectáculo, no solo brilló en los escenarios, sino que también vivió una intensa vida amorosa. A lo largo de su carrera, compartió su vida con dos hombres significativos, cada uno dejando una marca única en su historia.

El primer capítulo de la vida amorosa de Helena Rojo estuvo marcado por el encuentro con el reconocido actor Juan Ferrara. Fue en la década de los 70 cuando Helena y Juan unieron sus destinos en matrimonio. Este enlace, que dio vida a tres hijos: Elena, Patricia y Leo, se convirtió en el centro de atención y especulaciones.

A pesar de la popularidad de la pareja en el medio artístico, decidieron mantener su vida privada lejos de los reflectores. En una entrevista, revelaron cómo disfrutaban de trabajar juntos en proyectos teatrales que ellos mismos elegían. Sin embargo, después de una década juntos, en 1987, la pareja optó por seguir caminos separados.

El silencioso Benjamín Fernández

Tras el final de su matrimonio con Ferrara, Helena Rojo encontró el amor en Benjamín Fernández, un hombre alejado del mundo del espectáculo. Aunque la información sobre Fernández es escasa, se sabe que contrajeron matrimonio en 1988. A diferencia de su relación anterior, esta pareja mantuvo su vida privada en total discreción.

Helena y Benjamín compartieron su vida durante varios años, convirtiéndose en una constante fuente de apoyo mutuo. Aunque no se tiene información confirmada sobre su relación hasta los últimos días de la actriz, se presume que vivieron juntos hasta el final de sus días.

No te puedes perder: Así fueron los últimos días de Helena Rojo, cuando se enteró que tenía cáncer

Los desafíos de Helena

La vida amorosa de Helena Rojo no estuvo exenta de desafíos. Después de su divorcio con Juan Ferrara, la actriz enfrentó la difícil tarea de reconstruir su imagen pública, sintiéndose "devorada" por la persistente sombra de su pasado. Evitando hablar sobre su relación anterior, Helena enfocó sus esfuerzos en seguir adelante y consolidar su carrera.

En sus propias palabras, Helena compartió cómo cerraba puertas al pasado, agradeciendo a sus hijos y a Ofelia Guilmain, madre de Juan Ferrara, por el apoyo brindado en momentos difíciles. Esta etapa de su vida muestra la fortaleza y determinación de Helena Rojo para dejar atrás los obstáculos y concentrarse en su crecimiento personal y profesional.

El legado de Helena

Aunque la vida amorosa de Helena Rojo estuvo marcada por dos matrimonios significativos, su legado va más allá de las relaciones románticas. La actriz dejó un impacto duradero en la industria actoral mexicana, destacando por su talento y dedicación a lo largo de los años.

La muerte de Helena Rojo puede haber apagado la luz de una estrella en el firmamento artístico, pero su memoria perdurará en la pantalla y los escenarios. Su vida amorosa, con sus altibajos, refleja la complejidad de una mujer multifacética que, además de ser una talentosa actriz, fue una madre y una mujer decidida a forjar su propio camino.

Helena Rojo, con sus romances y desafíos, deja un legado que va más allá de los titulares de las revistas de espectáculos. Su vida amorosa, aunque a veces tumultuosa, es solo una parte de la historia de una mujer que logró destacar en un mundo competitivo, dejando una huella imborrable en el corazón de sus admiradores y en la historia del entretenimiento en México.