Seguro para estas alturas muchos ya están disfrutando de las vacaciones de verano, época en la que la gran mayoría aprovecha las altas temperaturas para escaparse, al menos un fin de semana, a un destino de playa y aprovechar al máximo las bondades del clima. 

Para acompañar la estampa veraniega, entre el sol, la playa y el calor, nada como unas bebidas refrescantes para aminorar las altas temperaturas. 

Foto Pexels

Si bien, muchos se inclinan por la cerveza o los clásicos cocteles, como las Margaritas, Piñas coladas o unas Mimosas, es momento de salir de lo convencional y apostar por unas bebidas diferentes que se adaptan perfecto a la época, pues son igual de frescas por la combinación de frutas. 

Foto Pexels

 Además, ambas bebidas comparten un ingrediente en común: el vino tinto. Si creías que solo se bebía servido en una copa, estás en un error. El vino también puede mezclarse para preparar cocteles, como son el tinto de verano y el famoso clericot

Foto Pexels

El clericot tiene su origen en los celtas, quienes bebían un ponche con frutas todos los 31 de octubre, como parte de los festejos a Samhain, conocido como caballero de la muerte. De ahí pasó a los romanos, quienes preparaban un brebaje de vid con frutos en honor a la Diosa de los frutos y los árboles. Ya para el siglo XIX, los ingleses que habitaban la India, que era uno de sus colonias, lo comenzaron a beber, llamándolo clarete, haciendo referencia a la copa en la que se servía. Ya después, lo trajeron a América, especialmente al sur del continente, donde adoptó el nombre de clericot

Aunque existen muchas versiones, la más popular es la que combina el vino tinto con frutos, pues existen recetas que incluyen alguna otra bebida alcohólica, como ginebra o ron, pero esas ya son variaciones al gusto. 

Ingredientes del Clericot  

650 ml de refresco de limón o de manzana 

500 ml de vino tinto 

200 ml de agua mineral 

50 ml de jugo de naranja 

50 ml de jugo de limón 

Vodka, ginebra o ron al gusto y opcional 

1 manzana verde o roja 

¼ de melón 

1 puñado de fresas 

3 cucharadas de azúcar 

Hielo al gusto 

Preparación 

Limpia y corta la fruta en cuadritos. Separa. 

En una jarra con hielos, vierte el jugo de naranja y limón y déjalos reposar. 

Agregamos el refresco de limón, el agua mineral y las cucharadas de azúcar a la jarra. Revuleve hasta que se integren los ingredienres. 

De manera opcional, puedes añadir ginebra, vodka o ron, si lo deseas. Es opcional. 

Por último, vierte el vino tinto en la jarra. De ser necesario, agrega más cubos de hielo. Mezcla y deja reposar la bebida unos 20 minutos antes de servir. 


Ingredientes para el Tinto de verano 

Es uno de los cocteles envuelto en un mito, pues no se sabe claramente el origen de este coctel elaborado a base de vino. A pesar de ello, existe una historia sobre su nacimiento, que es la que más se ha replicado y a la que se le atribuye como la historia original sobre este coctel. 

Según se sabe, nació en Córdoba en los años 20. En aquel verano, el termómetro marcaba altas temperaturas en una venta cordobesa convocada por Antonio Vargas, quien para aminorar el calor de los visitantes se inventó esta bebida. Fue así como nació lo que hoy conocemos como Tinto de Verano, del que no se sabe a ciencia cierta cuál tipo de vino o etiqueta se empleó en aquella reunión. 

De acuerdo con el diario El País, el tinto de verano “se convirtió en uno de los referentes de la modernidad y la juventud de la época”, motivado principalmente por el turismo, el cine y la televisión. Por lo que era muy normal ver a las estrellas y celebridades beberlo con su distintiva rodaja de naranja o limón. 

Así como el clericot, en el tinto de verano hay muchas recetas y versiones, incluso hay algunas sin alcohol. 

Ingredientes 

Una botella de vino tinto 

Una botella de agua mineral o de refresco de limón, cual sea tu preferencia 

Limón en rodajas 

Vermouth (opcional) 

Preparación 

En una jarra, vierte hielos hasta la mitad. 

Si deseas el Vermouth, agrega un centímetro de altura. 

Ahora, vierte la mitad de la botella de vino tinto y la mitad del refresco de limón o agua mineral. Mezcla con una cuchara para que se incorporen los ingredientes. 

Por último, agrega las rodajas de limón para decorar la bebida dentro de la jarra.