La joven Adriana Mondragón, a través de su cuenta de Instagram adriwarhol, denunció a un entrenador de perros que se llevó a su mascota a un campamento para adiestrarlo y sólo le regresó sus cenizas en una urna.

“Amábamos a ‘Maple’, siempre estaba feliz, sólo tenía problemas al interactuar con otros perritos. Así que le buscamos un entrenador y encontramos a Antonio Ávila López, quien tiene un perfil en Instagram que se llama You can dog training”, dijo Adriana en su cuenta de Instagram.

Detalló que cremaron a su perrito de raza Shiba inus sin autorización y no le explicaron nada de lo que ocurrió con “Maple”.

Comentó que tuvieron varias sesiones y su perrito estaba avanzando en su temperamento y por ello, el entrenador les pidió permiso para llevar a la mascota a su campamento para aplicar “una terapia de inundación” con la que mejoraría, hecho que así ocurrió tras aceptar y volver a casa, pero la situación cambió a partir de este momento.

El entrenador le pidió llevarse al perrito por segunda ocasión durante dos semanas y aceptaron. “Maple” regresaría este 10 de julio; sin embargo, les notificaron que iban camino al veterinario porque el lomito había chillado y creyeron que le picó una serpiente.

“Hoy, a la 1:05 a.m me escribió Val, la novia de Antonio, me dijo que él iba de camino al veterinario porque ‘Maple’ había chillado y creían que lo había picado una serpiente. A la 1:33 nos dijeron que lo habían trasladado a una clínica porque contaban con un antiviperino y que era muy difícil de conseguir. Pedimos la dirección de la clínica. Nunca nos la quisieron dar”, cuenta Adriana.

Agregó que dos horas más tarde, la novia del entrenador le volvió a escribir para decirle que por la edad y la mordida que recibió el perro no resistió, igualmente, le indicó que lo iban a cremar; no obstante “nosotros no lo autorizamos, se los prohibimos”.

Adriana señaló que decidieron ir a la dirección del campamento porque se negaron a darles la dirección de la clínica. Finalmente, les notificaron que los verían en el Deportivo Xochimilco donde únicamente les ofrecieron disculpas y le entregaron la urna, sin imágenes y resistiéndose a dar información de la clínica.

“Se bajaron de su camioneta, pidieron perdón y nos entregaron sus cenizas en una urna. Les pedimos que nos llevaran a la clínica y se negaron todo el tiempo. No había fotos. No querían llevarnos con su veterinario. No sabemos si es real la manera en la que murió, no sabemos si se lo robaron o qué pasó. Ni siquiera nos entregaron su plaquita“, lamentó.

La joven contó que el entrenador y su novia solo se subieron a la camioneta y se fueron, los bloquearon de las redes sociales y no saben el paradero de su mascota, algo que incluso a todas las redes les extrañó por la manera en que actuaron ambas personas con los dueños de Maple.

Un caso extraño se hizo viral en las redes sociales luego que una joven denunciara a un entrenador que se llevó a su perrito a un campamento para adiestrarlo y lo regresó en una urna para cenizas, pues lo cremaron sin su autorización y no les dijeron que fue lo que ocurrió con el lomito.

A través de la red social Instagram, la usuaria adriwarhol compartió la historia de su mascota llamada Maple, quien tenía problemas para interactuar con otros perritos, por lo que buscaron y encontraron al entrenador de perros Antonio Avila  López y su empresa llamada You Can dog Training.

De acuerdo con la joven, tuvieron varias sesiones y su perrito estaba avanzando en su temperamento y por ello, el entrenador les pidió permiso para llevar a la mascota a su campamento para aplicar “una terapia de inundación” con la que mejoraría, hecho que así ocurrió tras aceptar y volver a casa, pero la situación cambió a partir de este momento.

Adriana Mondragón reveló que el entrenador le pidió llevarse al perrito por segunda ocasión durante dos semanas y aceptaron. Maple regresaría este 10 de julio; sin embargo, les notificaron que iban camino al veterinario porque el lomito había chillado y creyeron que le picó una serpiente.

“Hoy, a la 1:05 a.m me escribió Val, la novia de Antonio, me dijo que él iba de camino al veterinario porque Maple había chillado y creían que lo había picado una serpiente. A la 1:33 nos dijeron que lo habían trasladado a una clínica porque contaban con un antiviperino y que era muy difícil de conseguir. Pedimos la dirección de la clínica. Nunca nos la quisieron dar”, comentó Adriana.

La dueña de Maple agregó que dos horas más tarde, la novia del entrenador le volvió a escribir para decirle que por la edad y la mordida que recibió el perro no resistió, igualmente, le indicó que lo iban a cremar; no obstante “nosotros no lo autorizamos, se los prohibimos”.

Adriana contó que decidieron ir a la dirección del campamento porque se negaron a darles la dirección de la clínica. Finalmente, les notificaron que los verían en el Deportivo Xochimilco donde únicamente les ofrecieron disculpas y le entregaron la urna, sin imágenes y resistiéndose a dar información de la clínica.

“Se bajaron de su camioneta, pidieron perdón y nos entregaron sus cenizas en una urna. Les pedimos que nos llevaran a la clínica y se negaron todo el tiempo. No había fotos. No querían llevarnos con su veterinario. No sabemos si es real la manera en la que murió, no sabemos si se lo robaron o qué pasó. Ni siquiera nos entregaron su plaquita“, denunció.

Por último, la joven indicó que el entrenador y su novia solo le subieron a la camioneta y se fueron, los bloquearon de las redes sociales y no saben el paradero de su mascota, algo que incluso a todas las redes les extrañó por la manera en que actuaron ambas personas con los dueños de Maple.