MICHAEL JACKSON

Así fue como Michael Jackson ROBÓ los derechos de The Beatles a Paul McCartney

En los años ochenta, Michael Jackson y Paul McCartney eran dos de las mayores estrellas del pop, pero una sugerencia del ex beatle terminaría con la amistad

Créditos: Especial
Escrito en MÚSICA el

En los años 80, Michael Jackson y Paul McCartney eran amigos y dos de las mayores estrellas del pop. Habían colaborado en varias canciones exitosas, pero una sugerencia del ex miembro de The Beatles desencadenó una historia de traición y desencuentros entre ambos músicos.

Durante una velada en casa de los McCartney, Paul habló de la importancia de poseer los derechos de canciones de otros artistas como inversión. El británico ya había adquirido los derechos de algunas canciones, incluyendo los dos primeros sencillos de The Beatles, pero no había logrado adquirir el control del repertorio de la banda.

Los derechos estaban en manos del empresario Lew Grade, quien compró la editorial que gestionaba las canciones del grupo, Northern Songs. McCartney intentó comprar los derechos del catálogo de The Beatles, pero Grade solo quería vender ATV, la empresa que poseía Northern Songs, por completo.

En 1985, el millonario australiano Robert Holmes à Court compró ATV y puso a la venta los derechos del catálogo de The Beatles. Se dice que McCartney y Yoko Ono, viuda de John Lennon, se abstuvieron de entrar en la puja debido al alto precio estipulado, pero Michael Jackson vio una oportunidad y compró los derechos de la mayoría de las canciones por una gran cantidad de dinero. Aunque, en teoría, el ex beatle estuvo de acuerdo con la compra, la relación entre los dos músicos nunca volvió a ser la misma.

Jackson cedió todo su catálogo a Sony Music en 1995, pero conservó inicialmente una parte accionarial del mismo. En 2017, McCartney presentó una demanda para recuperar los derechos de sus canciones con The Beatles que habían sido comprados por Sony/ATV.

La demanda se basaba en una cláusula de la ley de derechos de autor de Estados Unidos que permite a los autores recuperar los derechos de sus canciones después de 56 años. McCartney finalmente recuperó los derechos de la mayoría de los temas que había escrito con The Beatles, pero no de todas.

La traición de Jackson a McCartney fue un duro golpe para el músico, quien había perdido la oportunidad de adquirir los derechos de las canciones de su propia banda. Además, el músico inglés se sintió decepcionado al ver cómo el Rey del Pop se había convertido en un empresario frío y calculador en lugar del artista rebelde e innovador que solía ser.

A pesar de que McCartney y Jackson se reconciliaron brevemente después de la compra de los derechos de las canciones, la amistad nunca volvió a ser la misma. En resumen, la historia de la compra de los derechos del catálogo de The Beatles por parte de Michael Jackson es una historia de traición y desencuentros entre dos de los músicos más grandes de la música pop.

La compra de los derechos por parte de Jackson fue un duro golpe para McCartney y la relación entre los dos músicos nunca volvió a ser la misma. Sin embargo, la historia también demuestra la importancia de los derechos de autor y la necesidad de que los artistas protejan sus creaciones.