Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Documental: Silencio radio

"En México decir la verdad puede costar la vida, la familia y cuando el precio es barato, la tranquilidad", relata Rafael Vázquez Díaz

RAFAEL VÁZQUEZ DÍAZEnero 27, 2022 
Tiempo de lectura: 6 mins.
La narración del documental es cronológica y con la excepción de la muerte de Javier Valdez, la historia se va contando a partir de las propias vivencias de una periodista (FOTO TOMADA DE FILMOTECA UNAM)

Lo + leído

Desde que inició el año 2022 han asesinado, en promedio, a un periodista cada semana. La muerte de Lourdes Maldonado -periodista de Tijuana- después de haber ganado un litigio contra el exgobernador Jaime Bonilla, es la noticia más reciente pero no la única, unos días antes, Margarito Esquivel -fotoperiodista de la misma entidad- fue abatido a balazos en las puertas de su domicilio. El 10 de enero, Jose Luis Gamboa -director del diario digital “Inforegio”- fue atacado con un arma blanca en Veracruz; el problema ya nos sitúa desde hace años como uno de los países con mayor riesgo para ser periodista.

El riesgo por llevar a cabo esta profesión no sólo proviene del crimen organizado, desafortunadamente, la violencia sistemática tiene como raíz al propio Estado; gobernadores, presidentes municipales, policías y funcionarios suelen ser señalados cuando se amenaza con exhibir corruptelas y tratos de impunidad con millonarios beneficios.

En México decir la verdad puede costar la vida, la familia y cuando el precio es barato, la tranquilidad, de hecho ese es el tema principal del documentalSilencio radio” (2019).

NO ES SÓLO ARISTEGUI

Si buscan una sinopsis sobre el filme referido, encontrarán que se relaciona con la censura a Carmen Aristegui y todo su equipo en 2015, después de hacer público el asunto de la “Casa Blanca”, pero el documental no se queda ahí y exhibe todas las intimidaciones que sufre una periodista por hacer su trabajo.

No ahondaré en la biografía de una de las periodistas más reconocidas del país (de hecho ni el propio documental lo hace) y eso es porque el caso de Carmen no es único; son más de 145 periodistas asesinados en los últimos veinte años. La cifra no debe quedarse sólamente en aquellos que fueron ultimados ya que son cientos, seguramente miles, los que hemos recibido algún tipo de amenaza por publicar información que no agrada a “alguien” y ese es un problema de nuestro sistema político que persiste aún cuando cambian los colores en los gobiernos.

Es comprensible la rabia de Carmen debido a la forma ruin en la que la obligaron a salir de MVS, de hecho la corte le dio la razón en 2018 por haber limitado su derecho a la libertad de expresión y se reconoció como un despido ilegal e injustificado. El documental recoge esa lucha y cómo la periodista transformó todo ese malestar en un proyecto financiado de su propio bolsillo, explorando el periodismo digital como una nueva alternativa para no depender de los consorcios de noticias cuya agenda está limitada por los intereses empresariales.

EL RIESGO DE SER PERIODISTAS

Juliana Fanjul, directora de “Silencio Radio” recoge en 79 minutos las experiencias vividas por todo el equipo periodístico que acompaña a Aristegui; quedan registradas las amenazas cuando exhiben la tesis plagiada por Enrique Peña Nieto, la irrupción a sus oficinas por parte de algunos individuos con cortes militares (¿acaso policía secreta?) y también las campañas de descrédito e intimidación contra todos aquellos que colaboran en la información del noticiario.

La narración del documental es cronológica y con la excepción de la muerte de Javier Valdez (sucedida el 15 de mayo de 2017), la historia se va contando a partir de las propias vivencias de una periodista cuyo tesón mantiene a flote su voz a través de los medios digitales; todo un reto y un ejemplo del nuevo periodismo.

La radiografía que nos retrata el filme es brutal; un país desgajado cuyo periodismo valiente está siendo reprimido y su contracara, los medios hegemónicos, son financiados con recurso público y su único objetivo es la difusión de la posverdad; un país en el que no existe la corrupción, en la que los gobiernos locales no están coludidos con el crimen organizado y las instituciones de procuración de justicia así como los mecanismos de defensa de periodistas, funcionan.

LA AUSENTE NECESIDAD DE LA VERDAD

Desde que inició la pandemia me habían tocado salas muy vacías pero jamás una en la que fuera el único espectador como en este caso; lamentablemente, la difusión de este documental fue interrumpido por la pandemia, pero sobretodo por la falta de una cultura de consumo de cine documental. Debido a ello, los espacios que destinan los cines son muy pequeños (una o dos salas a lo mucho) y suelen estar en cartelera por tiempos muy cortos.

Es triste porque el cine documental mexicano es mucho mejor, en general, al género de comedia romántica -producido con nuestros impuestos- y su valor es mucho mayor; somos un país que está atravesando una guerra interna, somos distribuidores mundiales de drogas y somos vecinos del país con mayor exportación de armas, todos estos temas y los problemas sociales que derivan de ellos suelen ser retratados en filmes que la mayoría de la población no conoce.

Finalmente, tengo que decir que lo mejor de la película es el ensayo y las reflexiones de la directora Juliana Fanjul que entre suceso y suceso, habla en voz alta lo que muchas personas sentimos y concluimos sobre la realidad mexicana. El largometraje tiene la sensibilidad para captar la angustia, incertidumbre y mantener la atención del espectador en largas tomas de la ciudad capitalina, que acompañadas de una voz muy suave, casi como un susurro, provoca resultados muy poéticos. Por favor vayan a verla al cine, vale muchísimo la escapada.

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

Te Recomendamos