MAX ESPEJEL

Bizbirije: Max revela la oscura verdad detrás de los reporteros que nunca recibieron su credencial

Con motivo de los festejos del 65 aniversario de Canal Once regresaron las credenciales de reporteros de “Bizbirije”, uno de los programas que dejó huella en la barra infantil de los noventa y los dos mil

En ADN 40
Max Espejel tiene un espacio informativo.En ADN 40 Créditos: Especial
Escrito en QUÉ VER el

Con motivo de los festejos del 65 aniversario de Canal Once regresaron las credenciales de reporteros de “Bizbirije”, uno de los programas que dejó huella en la barra infantil de los noventa y los dos mil, conducido en diferentes etapas por: Esteban Soberanes, Plutarco Haza, Mario Corona y Max Espejel, por lo que sus conductores tienen sentimientos encontrados al revivir esa época que marcó el principio de sus carreras.

El pasado 21 de febrero en X de El Once sorprendió a todos los que en su momento fueron niños y soñaban con obtener su credencial de reporteros deBizbirije” con los siguientes mensajes, que se volvieron virales.

“¡Atención reporteros Bizbirije! Sabemos que desde hace mucho esperaban esta noticia. Celebra los #65AñosOnce sacando tu propia credencial digital. Abrimos hilo donde podrás obtenerla” y “¡Ya llegó tu credencial de reportero #bizbirije! En el siguiente enlace podrás obtener la tuya, porta con orgullo tu acreditación”.

ÚNETE A NUESTRO CANAL DE WHATSAPP. EL PODER DE LA INFORMACIÓN EN LA PALMA DE TU MANO

En entrevista con YoSoiTú, Max Espejel habló de la nostalgia de este programa, y de la sorpresa que le causó esta convocatoria de Canal Once, pues tiempo atrás los conductores les habían propuesto a los directivos hacer un evento en el que ellos mismos entregaran las credenciales y rechazaron su propuesta.

“Me parece que con esto están tratando tal vez de limpiar un poco su imagen, porque no tienen una barra infantil. Es lamentable que hagan esto, sin tomar en cuenta a las personas que de alguna manera participamos ahí, ya sea Esteban Soberanes, Plutarco Haza, Mario Corona o yo. Hubieran tomado en cuenta a alguno de nosotros para que hiciera eso, que finalmente es una cosa muy bonita. Yo me acuerdo que cuando ya no estaba en el canal les decía ‘por qué no hacemos un día un evento masivo convocamos a las personas que en su momento fueron niños y que hoy son jóvenes y que seguramente tienen esas ganas de tener la credencial y las entregamos, las firmamos y nos tomamos fotos y revivimos esa parte’ siempre me dijeron lo que estás diciendo es una tontería, siempre me trataron así no solamente a mí, sino a quienes en su momento lo expresaron y hablo de Mario Corona o de Plutarco Haza que lo expresaron y no le dieron importancia”.

Por lo que ahora que lanzaron esta convocatoria para quienes no recibieron su credencial de reporteros de “Bizbirije” y la obtengan de manera digital se le hace una incongruencia.

“Que ahora lo hagan de esta manera me parece un poco incongruente de parte de quienes en su momento no se vieron interesados en hacerlo, pero al final de cuentas es una ilusión a quien le guste o quien la pueda tener y que la pueda recoger ahí en Canal Once o imprimir con un método distinto, pues también es válido uno no puede coartar los sentimientos y la ilusión de alguien”.

El actual conductor de uno de los noticieros de ADN 40, también habló de la decepción que le provoca ver en lo que se ha convertido el Canal Once, que con su actual imagen ha afectado negativamente su programación y lamentó la desaparición de la barra infantil, especialmente "Once Niños, y criticó la falta de espacios para la niñez y juventud, que son fundamentales para el futuro del país.

“Nos da mucho gusto hablar de Canal Once porque es en ese lugar en donde empezamos, pero a lo largo del tiempo y de los años sobre todo de los últimos años y las últimas administraciones lo que ha pasado con Canal Once pues ha sido terrible en cuanto a imagen, en cuanto a contenidos y en cuanto a disposición de programas que antes se conocían y que costó muchísimo trabajo ir forjando sobre todo en diferentes administraciones, entonces ahora yo veo tristemente que el Canal Once es un canal con un objetivo meramente político, es una extensión de lo que pasa en la mañanera y con el gobierno actual y me da tristeza que una barra tan bonita como fue la de Canal 11, la de Once NiñosBizbirije’ no solo desapareció, sino que además ya no le den espacio a esa parte de la población en México que es la niñez y la juventud que es en donde se forja el futuro de cualquier país”.

Bizbirije: Max revela la oscura verdad detrás de los reporteros que nunca recibieron su credencial

Max Espejel reconoció que en su momento no sabían cuántos niños querían la credencial de reportero de “Bizbirije”, porque no existían las redes sociales como ahora, y muchas de ellas se perdían en el camino, con el tiempo descubrió que eran comercializadas en el mercado negro, rompiendo con esto la ilusión de los niños a los que nunca les llegó su credencial.

“En el camino muchas veces las cartas se perdían o llegaban a otro lugar esa es una; o llegaban algunas, pero no eran todas las que querían una credencial de ‘Bizbirije’. Nosotros pensábamos que nos veían tres personas y no tantos, la otra es que tristemente las credenciales se volvieron muy populares y sobre todo muy codiciadas. Me acuerdo de que un día estábamos caminando por La Lagunilla Mario Corona y yo, porque le gustaba comprar antigüedades y muebles y nos encontramos un puesto con credenciales de ‘Bizbirije’, vendiéndolas ahí. Después nos enteramos de que las credenciales en su momento como eran tan populares, algunos carteros de Correos de México se las robaban y comerciaban con ellas porque el sobre era muy evidente, era de colores, decía ‘Bizbirije’ y entonces la credencial te llegaba a tu casa en un sobre, que no era convencional, era amarillo, morado, rojo, verde, eso era lo bonito. Entonces imagínate llegaban los carteros, recogían la correspondencia y cuando veían todas las credenciales que salían en nombre de no sé cuántas personas decían no pues a ver para acá y las comercializaban, las perdían en el camino  y las vendían después, imagínate nada más que triste, en el mercado negro terminaban vendiendo la ilusión de un niño porque pues tú le ponías el nombre del niño sin fotografía, pero el nombre del niño se lo podías quitar y le podías poner otro o simplemente le ponías una bandita blanca y ya, porque no venía ni tu foto ni nada, o sea la cosa es que tú le pusieras tu foto cuando te llegara, tu dibujo o lo que sea”.

Y agregó que los sobres con las credenciales las mandaban diariamente y de lunes a viernes, terminando el programa, y que enviaban un promedio de 150 mil a 300 mil credenciales.

“Se mandaban diariamente de lunes a viernes, terminando la barra las mandábamos, porque éramos entre 12 y 15 en el equipo. Poníamos los nombres, nos tardábamos como tres o cuatro horas, el resto de la tarde. Mandábamos mil credenciales al día y así iban saliendo a lo largo, habríamos mandado como de 150 mil a 300 mil credenciales por ahí, no más, porque no se podía, no era no era como hacer galletas de producción, era todo muy artesanal todo hecho a mano todo y además seleccionábamos los reportajes, a ver hay que sacar este al aire, a ver hay que hablar de este. Y decíamos al aire ya leímos tu reportaje y tu credencial va en camino, eso generaba esa ilusión", finalizó.

SÍGUENOS EN EL SHOWCASE DE GOOGLE NEWS