Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Yahir y la Academia, éxitos y tropiezos

El éxito de La Academia del 2002 fue sin lugar a dudas la autenticidad del casting para elegir a los participantes

Ernesto Hernández VillegasJunio 22, 2022 
Tiempo de lectura: 12 mins.
Yahir dio un importante paso en su carrera. Si bien no es el conductor que México esperaba, al menos lo hace dignamente (FOTO:TOMADA DE IG @yahirmusic)

Lo + leído

Si hace 20 años alguien le hubiera dicho a Yahir que hoy sería uno de los ídolos de la música mexicana con más de 10 exitosos discos, telenovelas, películas e infinidad de reconocimientos en su país natal y en el extranjero, no le sería fácil creerlo y no por falta de talento, sino por la feroz competencia que a partir de entonces, y hasta hoy, existe en el mercado musical.

En el intento de TV Azteca, en el 2002, por competir en el ámbito musical contra Televisa y su reality Operación Triunfo, decidieron llevar a la pantalla La Academia que en muy pocas semanas se convirtió en el programa favorito del público mexicano, borrando del mapa a Operación Triunfo y a sus participantes del que hoy no se recuerda y no se conoce a ninguno, o quizá a alguno que ha buscado destacar a través del escándalo y la controversia como es el caso de Mauricio Martínez.

El fenómeno de La Academia trascendió a todo el país, así como al extranjero. Fue entonces que empezamos a conocer grandes voces y talentos como: Myriam Montemayor, Nadia, Víctor García, Toñita, María Inés Guerra, Miguel Ángel y Yahir Othón que se convirtió en el galán del momento.

Uno de los éxitos logrado por esta emisión es que demostró que los ídolos de la música ya no eran figuras inalcanzables, para entonces cualquier ser humano de carne y hueso podría convertirse en el máximo exponente de la música de nuestro país. Cualquier mexicano podría hacer su sueño realidad.

FALTAN PERSONAJES AUTÉNTICOS EN LOS PROGRAMAS DE HOY DIA

El triunfo principal de La Academia del 2002 fue sin lugar a dudas la autenticidad del casting para elegir a los participantes y lo que convirtió al reality en el programa número uno de la televisión mexicana, una vez más eliminando del mapa a Televisa.

Definitivamente la frescura e inocencia de sus participantes fueron el ingrediente principal para la primera generación. Lamentablemente hoy los productores de estos programas, creyéndose sabelotodos inventan personajes, historias y tragedias para atraer la atención del teleauditorio pensando que con esto la gente los va a ver más pretendiendo "insultar la inteligencia" del público que ya no se traga cualquier cosa.

Hoy los castings desaparecieron, dejaron de existir esas imágenes de largas filas de aspirantes que buscaban a toda costa poder entrar y lograrlo, como vimos a un Carlos Rivera, que durante varios años intentó llegar hasta que lo logró. Hoy Carlos es ampliamente reconocido, aunque no por algún sonado éxito musical, sino por una gran campaña de promoción que lo ha colocado en la cúspide. Lamentablemente ya lo perdimos y es inalcanzable, resultado de malos manejos de compañías discográficas y de representación que lo hacen odioso, inseguro y petulante, nada de lo que fue al inicio de su carrera. Igual podemos decirlo de una Yuridia, que no fue bien guiada y su ego e inseguridad la hicieron perder el piso, siendo que podría ser la cantante más importante de México. 

Hoy los productores de estos programas piensan que provocando historias, haciendo telenovelas, alcanzarán mayores puntos de rating. Creen que poniendo gusanos en la comida, trayendo a influencers o poniendo a pelear a los jueces como verduleras lo van a conseguir restándoles credibilidad.


YAHIR EL CAMPEÓN SIN CORONA

Fue a finales del 2002 que culminó la primera edición de La Academia con resultados nunca antes vistos para Azteca en este horario, logrando un rotundo triunfo mediático frente a todas las televisoras y con el deseo de muchos mexicanos por poder formar parte de este evento en su segunda edición. Myriam se convirtió en la ganadora y allá por el cuarto lugar quedó un jovencito que ya se había ganado el cariño y respeto del público, lo que conocemos como "El Campeón Sin Corona": Yahir Othón Parra.

Y mientras Myriam se desdibujaba y enredaba en la soberbia, Yahir creció como la espuma haciendo desaparecer a la ganadora y convirtiéndose en el verdadero campeón.

LO QUE YAHIR NUNCA IMAGINÓ

¿Si te hubieran dicho hace 20 años que hoy conducirías La Academia, lo hubieras creído?

-Todavía hace un par de semanas me parecía imposible. La verdad es que sabía que tenía que estar en los 20 años de La Academia, es un festejo para mi conmemorativo, nostálgico. Cuando me invitaron, me llené de emoción, me dijeron queremos seas el conductor de los 20 años, estaba feliz, pero después tuve un gran estrés, pues nunca había hecho la conducción de un programa y menos de algo tan importante. Yo tuve la oportunidad de estar en varias Academias, participé en ocho castings, he formado parte de diversos realitys y conozco a muchos conductores que son amigos míos, que me están aconsejando y me están ayudando, me están guiando con el tema de la conducción. Siempre que veía al conductor de un programa trataba de entender el ritmo, pero nunca me imaginé lo que es enfrentar un programa en vivo pues no es lo mismo que un grabado donde puedes repetir y volver a grabar, el reto es mayor. Cuando me dijeron de este reto me puse a pensar lo he visto tanto, tan de cerca y he estado tan pegado a la televisión en estos 20 años que puede ser un reto importante para mí.

Yahir dio un importante paso en su carrera. Si bien no es el conductor que México esperaba, al menos lo hace dignamente y se ha superado en cada emisión. Ahora bien, comparado con muchos que se dicen conductores, lo hace de manera excelente.

¿Cómo has recibido las críticas?

-Es una rueda de la fortuna, hubo momentos nostálgicos que decía: ¿qué hago aquí?, otros emocionantes, de muchos nervios. Cosas técnicas que no están en mis manos, el cambio de guión al momento, cuando yo ya había estudiado y aprendido el que me dieron. En el programa en vivo pasan muchas cosas y un conductor que tiene tablas lo sabe manejar no se pone tenso, no soy conductor, no lo sé manejar pero no quiere decir que no lo vaya a aprender. El famoso "chícharo" que te ponen en el oído y te dan indicaciones me ponía muy tenso, se me notaba en la cara y luego el promter que además lo tenía muy alto y no lo alcanzaba a ver. Es un programa en vivo donde todo cambia de último momento y así es hay que afrontarlo. Cada vez me siento mas seguro, pero la televisión es y ha sido así siempre y no la voy a cambiar.

"HAY QUIENES SON CONDUCTORES Y SON MUY CRITICADOS"

¿Cómo resumes 20 años de vida, de carrera, de empezar esta aventura?

-Yo siempre he confiado que Dios tiene un buen camino para mi, tengo la bendición de mi familia, la bendición de que somos unidos, de que me apoyan no desde La Academia para acá, sino desde que decidí ser músico. Mi papá está orgulloso de qué su hijo sea músico, mi, abuelo, mi abuela, mis tíos, mi mamá, mis hermanas, mis hijos. Eso para mí es un motor y no pienso defraudarlos y tampoco pienso quedarme encerrado cuando hay un mundo de cosas que hacer en la vida como para quedarme sentado esperando a que un disco funcione. Hay muchos proyectos que no funcionan y que te enseñan, es una gran experiencia, de todo eso he ido aprendiendo poco a poco y también me he ido alimentando.  La crítica siempre va a estar, hay gente que le gusta como canto y hay a quienes no. Hay gente que es conductora y hay gente que es conductor de muchos años que son super-pro y son criticados, ahora imagínense lo que me espera.

Yahir está feliz por los resultados que ha tenido el proyecto de los "2000´s Pop Tour"...

-Vamos a pasear por toda la República, es una gira muy importante para mí, yo nunca había pisado un escenario de esa dimensión. Es un escenario que está pensado para foros muy grandes somos 13 o 14 artistas que trabajamos duro y que hemos vivido momentos increíbles en la música en la década del 2000 al 2010. Es una producción tremenda y trabajar con mis compañeros, reencontrarme con ellos es muy gratificante...

Además, prepara para este año un proyecto en teatro musical con el próspero productor Alejandro Gou, con quien ya ha trabajado en montajes como "Hoy No Me Puedo Levantar".

UN PADRE PRESENTE QUE HACE LO QUE SEA POR SUS HIJOS

El mejor personaje de su vida, el que le gusta más interpretar es el de ser papá. Este día del padre no lo pudo festejar con su progenitor "aunque tengo que trabajar, seguramente estaré un día después con él y nos vamos a tomar unas chelas para festejar con toda la familia".

Para Yahir la paternidad llegó en dos etapas de su vida. Primero siendo muy joven tuvo a Tristan y hace ya seis años llegó Ian.

-Ian es una esponjita que está aprendiendo y descubriendo el mundo, ya me discute porque no quiere hacer algo, porque no quiere ir al karate o al fútbol o se quiere quedar en la casa. Dejó de ser un bebé y ya escoge sus tenis y su ropa, está en un gran momento estudia piano, batería y también le encanta el box. Me recuerda mucho a Tristan de pequeño.

Para Yahir no es fácil hablar de Tristan, quien ha pasado por etapas muy duras y difíciles. Se le quiebra la voz al hablar de él, reflexiona sobre todo lo que en verdad ha pasado y las muchas historias que han inventado en torno a su hijo. Como padre lamenta que las cosas ocurran de esta manera, pero siempre se ha mantenido cerca para brindarle el apoyo que necesita.

Tristan, con 23 años, asegura que la fama de su papá lo ha afectado desde siempre, pues siendo niño lo molestaban diciéndole que su papá cantaba muy feo. Su descontrol y desconcierto lo llevaron a las adicciones y las malas influencias lo hicieron creer que haciendo videos para adultos lograría estabilidad económica.

Yahir ha vivido momentos duros al lado de su hijo, no solo lo ha llevado a terapias sino que él mismo ha buscado el apoyo de especialistas para poder ayudarlo y salir delante de esta complicada situación.

-Tristan ahora está grande, está tomando buenas decisiones, decisiones positivas lo que era muy importante para mí porque venía de tropiezo en tropiezo.  Es importante que él también empiece a ver cuál es su futuro y a tomar decisiones para el mismo que lo ayuden a crecer y a seguir adelante por supuesto él cuenta con todo mi apoyo hoy y siempre y siguen siendo y será en el motor de mi vida.

Desde hace un tiempo Yahir decidió radicarse en San Carlos, Sonora, donde tiene tiempo para su familia y para planear sus proyectos profesionales.

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

Más Sobre VER, OÍR Y NO CALLAR